Puedo navegar…

105

…Puedo navegar por donde quiera
si mi barco no me lleva a la rivera…

Si surca suave los mares, ríos o praderas,
si es capaz de alcanzar mi sueño
con sus velas…

Navegar en cielo azul también quisiera,
y las nubes,
todas blancas,
como velas,

que me traigan y me lleven dónde quieran,
entre valles,
sobre montes,
a tu vera…

Que yo me dejaré llevar
si tú eres el destino
al cual navega…

© 2014  J. I. Salmerón

Donde quiera que estés…

Los abrazos nos anclan al sentimiento de las personas que son abrazadas, y al nuestro.
Los abrazos convierten a las historias que los envuelven en eternas, con un solo gesto.

216

…Donde quiera que estés…,
¡ya siempre serás mía…!

Donde quiera que estés…,
no habrá mar ni lejanía
que nos separe de los abrazos que yo te di,
que tú me diste,
aquel día…

© 2014  J. I. Salmerón