¡A mi Sigüenza querida…!


                                                                                            004                         093

…Como todo buen pueblo y ciudad que se precie, al llegar sus fiestas estivales, casi siempre en agosto, prepara, para conmemorar tan magno evento, un programa de mano para las fiestas en el que aparecen, además de las empresas y entidades colaboradoras, las damas y reina y el programa oficial de dichas fiestas, aparecen también distintas colaboraciones que amenizan dicho programa con fotos, escritos y demás aportaciones amenizadoras. Pues bien, este año he sido uno de esos afortunados colaboradores, y el ayuntamiento ha tenido la amabilidad de publicarme, en las páginas de dicho programa, una de mis fotos y uno de mis poemas que habla de mi ciudad, de la ciudad del Doncel, de mi Sigüenza querida. Hablo de una de mis zonas preferidas de allí, de las travesañas. Se trata de la Sigüenza medieval, del casco histórico de la ciudad, barrio embutido dentro de su muralla de recia piedra protegiendo a los allí residentes de donde solo se podía salir o entrar por sus diferentes puertas bien vigiladas. Calles angostas, con suelo empedrado, de empinadas cuestas, con grandes portales que protegían las casas del frío y de miradas indiscretas. Travesaña alta y baja, paralelas a su castillo, hoy parador nacional, y sus distintas calles trasversales en empinada cuesta.

Pues hoy, con una gran ilusión por mi parte, os quiero mostrar la foto publicada y las fotos del programa de fiestas, que podéis ver más arriba, así como el poema en cuestión que se podría titular “travesañas”

Espero que os guste y que podáis compartir conmigo parte de esta alegría que a uno le supone ser, de alguna forma, reconocido por su gente.

Al que conozca Sigüenza ya sabe de lo que hablo, bien sabe ya lo que os digo, y para el que no la conozca, para el que no tenga ese inmenso placer, ya sabe lo que ha de hacer: no dejar de visitar la gran ciudad del Doncel… A buen seguro que os embrujará como a mí.

 

¿Qué esconden tus prietas calles
por las altas travesañas?
¿Qué historias, celosa, guardas
tras tus puertas y ventanas?

De amores y desvaríos,
quizás de grandes hazañas,
de miserias y penurias,
de nobles, de bellas damas.

Tu empedrado, corazones
de vivencias ya pasadas,
de amores y desamores
de las que vendrán mañana.

Tantos paseos…, y lunas
que te observan cuando vagas,
que susurran a tu oído:
“no te quedes fuera, pasa”.

Pasa a este jardín de rimas
que atraviesa hasta esa plaza.
Pasa a este sueño entre rejas,
entre blasones y espadas.

Pasa y disfruta del tiempo
que en cada esquina descansa,
para que duren mil días
las noches por ti soñadas…

…Mientras tus piedras aguantan
tantos suspiros y almas,
entre tus muros de piedra
repicaban mis pisadas…

Y me fui de tu rojizo
manto que tu farol cubre,
que me iluminó el sendero
en que la verdad discurre,

sin ni siquiera atreverme
a mirar lo que dejaba,
por si al mirar desvanece
tanta magia allí encontrada…

…¡Que aquí queden tus historias,
entre calles apretadas,
y que sólo las desveles
a paseantes del alba!

© 2014  J. I. Salmerón

 

 

Anuncios

18 pensamientos en “¡A mi Sigüenza querida…!

  1. Cuanto me alegro de las dos cosas. La fotografía la recordaba, es preciosa pero el poema…, ¿estas seguro de que tu mujer no esta celosa de la ciudad? Enhorabuena Juan Ignacio, muchas felicidades y ya sabes, el año próximo… MÁS. Un saludo.

  2. ¡Cuánta belleza! Vaya, Juan, qué dicha; te felicito de todo corazón. ¡Preciosa fotografía, magnífico poema! Me imagino cuán feliz estarás…

    • Mucho Loretta, no te quepa duda de ello. Muy feliz y agradecido, es un gran honor para mí. Seguro que si alguna vez puedes visitar Sigüenza te quedarás enamorada de ella, te lo garantizo.
      Muchas gracias por tus palabras, de verdad te lo agradezco.

      Apapachos para ti.

  3. Has logrado con tu descripción transportarme a ese hermoso lugar…me encantaría conocerlo, tal vez un día puedan mis ojos deleitarse con tanta belleza …

    Gracias por compartir, la foto en muy linda, te felicito, feliz tarde

    • Muchas gracias Alma. Sé que no puedo ser imparcial en esto, pero te garantizo que si conocieras Sigüenza te encantaría casi tanto como a mí, tiene algo especial, algo mágico que te atrapa cuando paseas sus calles.

      Gracias por tus bonitos comentarios.

      Un abrazo y feliz tarde para ti

  4. Si te inspira de esa manera tu ciudad, no dudo ni poquito todo lo que tiene para sus nativos y visitantes.
    Ya vendrán muchos más elogios que le harás.
    En horabuena por esa doble satisfacción que te ha traído Singuenza.
    Un abrazo J. Ignacio.

    • Muchas gracias demiannicolas, la verdad es que siempre ha sido mi Amor, es una vida entera entre sus calles, algo tenía que quedar.
      Habrá más sobre ella, no lo dudes. Poco a poco irá apareciendo por aquí.
      Si no la conoces, merece la pena que alguna vez te pierdas por sus aceras.

      Gracias y un abrazo.

    • ¿Conoces Pozancos? Sí, es una pedanía de Sigüenza, juntito a Ures, por ejemplo, y enfrente está Palazuelos con su muralla, todos estos pueblos muy bellos, aunque se encuentran ya muy poco habitados, pero siguen guardando su belleza en la simpleza de sus casas, campos y gentes. Hay un dicho en la zona que dice: “Matas, Ures y pozancos, los tres metidos en un barranco…” un barranco que los protege de vientos y fríos, convirtiéndoles en una pequeña isla con su propio micro clima en esta zona tan fría de la Alcarria.
      Estoy de acuerdo, su aislamiento es a propósito para conservarse mejor y disfrutar de su zona ellos solos.

      Gracias
      Un abrazo

    • Lo es, bellaespiritu, lo es, créeme…
      Hay una leyenda, de la que tengo que escribir algo, que dice que en Sigüenza, en la zona más antigua, entre las calles de las travesañas, se encuentra entre sus empedrados pavimentos una de estas piedras del suelo que está encantada, es mágica, y a los paseantes de estas calles que tengan la suerte de pisarla, por arte de esa magia, quedarán enamorados de Sigüenza y de sus calles… Así que ya sabes, si alguna vez vas por Sigüenza, no olvides pasear por sus empedradas calles para ver si pisas la piedra mágica y te enamoras de esta ciudad encantada.

      Gracias.
      Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.