Esperaba que opinaras

060

…Esperaba que opinaras
sobre los besos y risas.
Sobre recibir abrazos,
sobre pasear sin prisas.

Sobre las cosas sencillas,
que son las que al mundo mueven.
Sobre los rayos de sol,
sobre si nieva, si llueve.

Sobre ver atardecer
entre cemento y cornisas.
Sobre lo que te escribí
como una cálida brisa.

Sobre si ese corazón,
al galope, se conmueve.
Sobre si el agua de flor
a perfume intenso huele…

Solo esperaba tu voz
abierta como balcones.
Esperaba oír su canto
como trinar de gorriones.

Pero solo era el silencio
el que ocupaba la tarde.
Solo la ausencia de besos,
solo el ansia de abrazarte.

Solo el adiós daba gritos.
Solo la melancolía,
callada como la noche,
llenó mi silla vacía.

En mis bolsillos rasgados
apenas quedaban risas.
Los besos, todos gastados
en labios de despedidas.

No había rayos de sol,
tampoco cálida brisa.
Y en el jardín de mi Amor
tan solo rosas marchitas.

…Esperé que tú opinaras,
y ni el eco respondía…

© 2015  J.I. Salmerón
Anuncios

34 pensamientos en “Esperaba que opinaras

    • Te agradezco enormemente el comentario, Sofi. Me halaga lo que me dices, incluso me ruboriza, aunque me gusta y me ensancha por dentro…
      Yo creo que lo que llevamos dentro, nuestras sensaciones y sueños, los podemos plasmar en forma de escrito. Tan solo hay que meditarlo, escoger las palabras que mejor definan esos sentimientos y, como las cuentas en un collar, enlazarlas para que queden bonitas al leerlas.
      Seguro que si lo intentas, con práctica, al final lo consigues. Creo, por lo que he visto en tu blog, que tienes opciones para ello. Lo principal para poder empezar es que te lleguen los escritos, que los sientas, que los hagas tuyos, y por tu comentario, eso ya lo has conseguido… Si no se siente, no se puede expresar lo sentido. Y tú sientes.
      Muchas gracias por pasarte por aquí y comentar.

      Un abrazo, Sofi.

  1. Qué triste, Juan Ignacio, pero hermoso a la vez. No me gusta poner etiquetas, pues tú eres tú, con tu inspiración que tiene sus propias normas y leyes… pero tengo que decir que tienes un alma muy becqueriana, y espero no haber dicho algo fuera de lugar. Hoy, después de una semana un tanto ajetreade me vuelvo a mirar esas letras que siempre me agrada leer. Gracias, Juan Ignacio! Feliz semana 😉 Un dia hermoso por aquí, pero todavía frío. Abrazos

    • ¿Fuera de lugar…? ¡Por supuesto que no, Carmen…!
      Te contaré que en mi mesilla, desde bien jovencito, sigue haciendo poso en su hojas un ejemplar de las rimas y leyendas de Becquer, uno de mis autores preferidos junto con Machado, curiosamente los dos sevillanos y con los que comparto, además del gusto por los poemas, el mismo mes de cumpleaños. ¿Será la poesía tema de los nacidos en febrero…?
      Para mí es un honor que te recuerde a Becquer, aunque ni de lejos, qué más quisiera yo… Te lo agradezco.
      Como tú dices, yo soy un poco yo. Soy como el viento, a veces calmo, otras huracanado, pero siempre imprevisible, soplando según en día, según la hora, de norte, oeste o sur. Con mis normas y leyes según por mí entendidas.
      Me alegra saber que lo has visto triste y alegre a la vez. Ese era mi propósito, dejar dentro de la tristeza una sonrisa de belleza.
      Gracias por leerme y comentar, Carmen. Tus palabras son alimento para que siga soplando este viento…
      Un abrazo, becqueriano por supuesto… 😉

      • ¿Será la poesía tema de los nacidos en febrero…?

        ¡Pues, quien sabe! Febrero tiene su especial lugar en cuanto al Amor. Y nacer en esa época, yo creo que tiene sus alicientes 🙂

        Sí, Becquer es también un gran favorito mío. De hecho, fui mi padre quien me introdujo al mundo de Becquer, mucho antes de que escuchase su nombre en la escuela. Mi padre solía contarnos las rimas de Becquer, en casa, a la luz del fuego, y era maravilloso, especialmente Maese Pérez El Organista. También recitaba sus poemas, él es un gran enamorado de la poesía becqueriana. Mi favorita es y siempre fue la rima número XI, porque siento que es la que realmente encierra el simbolismo del romanticismo:
        —Yo soy ardiente, yo soy morena,
        yo soy el símbolo de la pasión,
        de ansia de goces mi alma está llena.
        ¿A mí me buscas?
        —No es a ti, no.
        —Mi frente es pálida, mis trenzas de oro,
        puedo brindarte dichas sin fin.
        Yo de ternura guardo un tesoro.
        ¿A mí me llamas?
        —No, no es a ti.
        —Yo soy un sueño, un imposible,
        vano fantasma de niebla y luz.
        Soy incorpórea, soy intangible,
        no puedo amarte.
        —¡Oh ven, ven tú!

        Me gusta mucho tu forma personal de escribir poesía. Es ciertamente un canto muy hermoso, con su inocencia, más que inocencia, con esa forma que recuerda siempre el primer amor. Y eso no es fácil de hacer, sin embargo tú llegas así al alma de cada uno de nosotro-as, y nos hace felices leerte.

        Besos y Abrazos.

      • Algo tendrá febrero. Algo, creo…
        Aunque pensemos que no, siempre quedará en nuestros hijos parte de nuestros sentimientos. Hay que seguir enseñando futuro que algo les quedará. Solo hay que ser constantes, que la gota de nuestro enseñar será capaz, con el tiempo, de horadar la piedra más grande que imaginemos. Me gustó la historia de tu padre. Las semillas siempre hacen crecer las cosas, solo hay que abonarlas y regarlas en abundancia.
        A mí, una de las que más me gustan es la de Un Rayo de Luna. En cuanto a las rimas, me gustan muchas, muchas, pero una de mis favoritas, como no podía ser de otra manera, es la número IV lógicamente.
        – “No digáis que agotado su tesoro,
        de asuntos falta, enmudeció la lira:
        Podrá no haber poetas; pero siempre
        habrá poesía.
        Mientras las ondas de la luz al beso
        palpiten encendidas;
        mientras el sol las desgarradas nubes
        de fuego y oro vista;
        mientras el aire en su regazo lleve
        perfumes y armonías;
        mientras haya en el mundo primavera,
        ¡habrá poesía!
        Mientras la ciencia a descubrir no alcance
        las fuentes de la vida,
        Y en el mar o en el cielo haya un abismo
        que al cálculo resista;
        mientras la humanidad siempre avanzando,
        no sepa a dó camina;
        mientras haya un misterio para el hombre,
        ¡habrá poesía!
        Mientras sintamos que se alegra el alma
        sin que los labios rían;
        mientras se llora sin que el llanto acuda
        a nublar la pupila;
        mientras el corazón y la cabeza
        batallando prosigan;
        mientras haya esperanzas y recuerdos,
        ¡Habrá poesía!
        Mientras haya unos ojos que reflejen
        los ojos que los miran;
        mientras responda el labio suspirando
        al labio que suspira;
        mientras sentirse puedan en un beso
        dos almas confundidas;
        mientras exista una mujer hermosa,
        ¡Habrá poesía!”

        Agradezco mucho que te guste mi poesía. Intento que sea siempre lo más limpia posible, lo más pura, como primer Amor, como bien dices tú. Pero claro, hay veces que sin querer se me mancha y ya no es tan pura como uno lo había previsto, pero es lo que desde el alma me dicta mis sentimientos inconscientes. Me alegra que os llegue intensamente.

        Muchas gracias, Carmen.
        Un fuerte abrazo

  2. Muchisimas Gracias Juan Ignacio por compartir este poema, que como dice Carmen, es tan hermoso y tan triste a la vez.

    De todas las letras que has enlazado poeticamente en forma tan bella, elijo estas:

    “…Esperaba que opinaras…”

    “…Solo esperaba tu voz
    abierta como balcones…”

    “….Esperaba oír su canto
    como trinar de gorriones…”

    “….Pero solo era el silencio
    el que ocupaba la tarde….”

    “…Solo la melancolía,
    callada como la noche,
    llenó mi silla vacía….”

    “…Esperé que tú opinaras,
    y ni el eco respondía…”

    Recibe un cálido y agradecido saludo de mi parte, Juan Ignacio.

    Te aliento a que sigas escribiendo como lo vienes haciendo.

    Tiene el talento de pocos.

    La habilidad de esos poetas que pueden ver el aura universal de los amantes, de los que amaron, aman y seguirán amando porque su mundo está simplemente estructurado y reglado por el dios amor que mora dentro de nuestro propio corazón.

    Puedes ver el color del aura de los que aman, lo que sienten, lo que piensan, puedes percibir su aroma, su sonido y su silencio y replicarlos mágicamente en algunos de tus versos.

    ¿Que sería la vida sin una poesía que la elevara?

    Muchísimo mas vacía de lo que la vida es cuando el amor no se manifiesta en ella, cuando no lo liberamos, cuando no lo entregamos de adentro hacia afuera libremente, sin especular en recibir recompensa o reciprocidad.

    La belleza de la vida es el rostro del amor que se deja ver con los ojos del alma del poeta.

    Muchas Gracias de nuevo Juan Ignacio por elevar la vida con la belleza de tu poesía colmada del amor que has experimentado en la propia.

    Pat

    • Querida Pat, me ha gustado muchísimo tu comentario! Realmente ha sido providencial haber recibido notificación de estos comentarios. Al principio leí que me habías mencionado, pero luego seguí leyendote y me parce uno de los comentarios mas hermosos que he leido ultimamente sobre poesía. Un fuerte abrazo Pat. Y Gracias!

      • Muchas Gracias a ti, Carmen.

        Gracias por tus cálidas palabras para conmigo y para con mi comentario, en particular.

        Estuve en el blog que enlazas pero no lo he podido visualizar.

        Hice varios intentos en vano.

        No obstante, por los titulos que asoman al hacer click, se percibe la belleza de tu alma, Carmen.

        Se intuye mas que claramente tu sensibilidad y delicadeza.

        Recibe un abrazo fraterno en la distancia de mi parte.

        Pat

      • Hola de nuevo, MariposaVioleta, Gracias otra vez por tus palabras. Qué pena que no pudiste ver las entradas del blog, debía de haber algún problema, normalmente no pasa. Lo siento, Pat. Por mi parte, fui a tu enlace pero no existe blog, al menos no aparece en tu “gravatar”. Bueno, de todas formas estamos en contacto aquí 🙂 Muy feliz de volverte a leer. Que tengas un buen día!

      • Hola de nuevo, Pat. He visitado tu blog y lo he añadido a mi lector rss. Gracias!

        Me iré pasando por allí. Muchos Abrazos!

    • Agradezco tus palabras, Pat. Me hacen sentir, por un momento, poeta de verdad aunque solo soy aprendiz de versos. Te doy las gracias por ello.
      Con solo transmitir a los que me leen los sentimientos que llevo dentro, me doy por satisfecho.
      Es un bonito comentario el que me haces hoy, Pat, gracias. Gracias por estar y por leerlo.
      ¡Aquí nos seguimos viendo. No te olvides, que te espero…! Es un placer escribir para gente como tú.
      Un fuerte abrazo, Pat.

      • Gracias Juan Ignacio.

        Es un placer leer poetas talentosos como tu.

        Me encanta sobremanera, alentar a los jovenes, a los niños y a los artistas de todas las edades, que hacen arte para elevar el espiritu.

        Tu lo haces con tus poemas y tus fotos.

        Gracias a ti, Juan Ignacio por el arte que compartes altruistamente.

        Un fuerte abrazo para ti, tambien

        Pat

  3. Superando mi extraño pavor a escribir “en la red” no puedo no escribir ante tus palabras… ¡¡es tan bonito todo lo que escribes!! Me encanta leerte, lo haces de tal forma que parece que siempre te estés dirigiendo de forma individual a todos y cada uno de los que te leemos.
    Bello, emotivo, profundo, directo…
    He opinado

    • “La bella Caperucita siempre tapaba su pelo,
      siempre ocultaba su risa a pesar de ser de ensueño.
      Era timidez, sonrojo, no temía al lobo hambriento,
      tan solo necesitaba elegir bien cuando hacerlo.

      …Hoy la capucha ha caído, su melena enreda el viento.
      hoy se ha vuelto el campo rubio como ese sol que es su pelo.
      Y el lobo dejó de aullar, se hizo manso cual cordero,
      la rubia Caperucita lo enamoró sin remedio…”

      Querida Caperucita roja rubia:
      Me alegra comprobar que has podido vencer esa timidez a escribir “en la red” para que, como al lobo, logres enamorarnos con tus comentarios. Espero que ya no tengas que ponerte más veces esa capucha que nos impida ver tu rubia melena ondeando al viento. Aquí solo encontrarás corderos mansos, aunque a veces debajo de esa piel, nos imaginemos algún lobo hambriento acechando.
      Me enorgullece que hayan sido mis palabras las que te animaran a quitarte la caperuza, y así poder contemplar la risa de tu cara. Mi intención es hacer que mis escritos sean un poco personales, que cada uno de los que los lee los haga un poco suyos, un poco privados. Hay sentimientos dentro de cada uno de nosotros que no somos capaces de reconocer hasta que no los vemos reflejados en letras, entonces empatizamos con ellos y nos decimos: “eso, eso mismo es lo que yo siento…” ¡Ahí es cuando los hacemos individuales…! Y los queremos…
      Gracias por tu comentario tan preciso, tan sincero, y tan cálido. Si este es tu primer comentario, no quiero ni imaginarme el resto, aunque espero comprobarlo. ¡No nos puedes privar de tal privilegio!
      Has opinado, y lo has hecho perfecto… Ah, y me encanta que me leas, te lo agradezco.

      Un fuerte abrazo, Caperucita, de manso cordero…

      • ¡¡Qué variedad de sentimientos provocan en mi tus palabras!! te acabo de leer entre risa y casi casi lágrimas de emoción (y esto último es muy complicado estando en el puesto de trabajo… tú me entiendes)
        Ahora, una vez descaperuzada, me veo más libre y con más capacidad de vencer el miedo a darle a la tecla de forma pública
        Mil besos

      • De eso trata este rincón que arrastran los vientos informáticos, de emociones y sentimientos. Si notas que te recorren el cuerpo, es que te han llegado, es que te han tocado por dentro…
        Lo más difícil siempre es comenzar, lo demás, el resto del caminar, es solo dar un paso detrás de otro. Ya no hay miedo, se quedó al dar un paso, el primero.
        …Pues nada, Caperucita, aquí siempre tendrás tu lugar para decir, contar, compartir y explicar tus sentimientos, lo que te emocione por dentro.
        Siempre serás bien recibida. Y la despedida, como mínimo, con un par de afectuosos abrazos y muchos besos.

    • Me alegra mucho lo que me dices, Dan. Para mí supone algo muy especial poder inspirar a alguien. Esto es nuevo. Pues aprovéchalo y ya veremos los resultados, seguro que serán buenos.

      Muchas gracias a ti y un fuerte abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s