Luna nueva

Juan Ignacio Salmerón

Si tú te fijaste bien
no quiso salir la luna,
no quiso hacer competencia
a esa luz que desprendías.

Para poder regalarte
su oscuridad más profunda
envuelta en sus estrellitas,
la luna nueva que había.

¡Y es que ese día, tú misma,
una luna parecías…!

Vaya detalle de luna,
de luna que en ti confía,
dejar así de brillar
para que fuera tu día.

Dejar el protagonismo
a quién se erigió en su guía,
dejar que solo brillara
ese sol de medio día.

¡Y es que ese día, tú misma,
una luna parecías…!

…Y no es suerte que coincidan
luna nueva con tu día,
es tan solo hacer justicia
porque tú lo merecías.

Porque tú sabes cuidar
a la luna cuando brilla
y también sabes llorarla
cuando oculta se nos brinda.

¡Y es que ese día, tú misma,
una luna parecías,
rompiendo la oscuridad
que la luna te ofrecía…!

© 2015  J.I. Salmerón

22 pensamientos en “Luna nueva

  1. Qué el cielo es bonito, ya lo sabía. Pero nunca imaginé lo espectacular de la foto que hoy nos regalas.
    Felicidades por el poema y por el retrato a la blanca dama de la noche, nuestra compañera y seguro que confidente en muchos momentos vividos o soñados.
    Un Beso.

    • Gracias, bellaespiritu. Mujer y luna son el binomio perfecto para cualquier poeta.
      Transmito al Doncel tus respetos y recibo agradecido los abrazos.

      De vuelta, abrazos nuevos.

  2. La luna, ¡¡Qué gran aliada!!, puede iluminar nuestro camino en la noche o dejar de brillar solo por hacernos un favor. Bonito poema y preciosa fotografía. Bss

  3. Muchísimas Gracias por cada letra e imagen entregada en este sitio que aprendi a amar, valorar y atesorar dentro de mi corazón, en la profundidad de mi propia alma.

    Sigue

    Aunque vivir apriete,
    no abandones tu camino.

    No renuncies a intentarlo una vez más
    antes de darte por rendido.
    No te prives de una nueva oportunidad
    aunque las previas no funcionaran.

    Si la vida aprieta, afloja el cinturón,
    pero no te apartes del camino.

    Sigue por los que te antecedieron,
    sigue por los que te perpetuarán,
    sigue por los que te acompañan,
    sigue por quien tú quieras…
    pero sobre todo, sigue por y para ti.
    Vuelve a darte permiso. Te lo mereces.

    En realidad, abandonar tu camino,
    es abandonarte a ti mismo.
    No renuncies a lo que te ofrece
    sin estar seguro de haber integrado
    todo lo que ya te ofreció.
    Todo lo que queda pendiente.

    Y si te retiras, que sea para descansar,
    para tomar un aliento, y volver.

    Volver tan pronto como puedas.
    Volver con tu todo y con tu nada.
    Con tu miedo y con tu atrevimiento.

    Aunque apriete. Aunque no sea fácil.
    No renuncies… el camino sigue dispuesto
    a encontrarse siempre contigo.
    Porque en realidad, el camino eres tú.

    Fuente: https://siempremodablog.wordpress.com/2015/05/09/sigue/comment-page-1/#comment-77

    Comentario:

    Honestamente, hay cosas que no comprendo ni nunca voy a comprender. Hay determinadas cosas que son verdaderamente incomprensibles para mi.

    Seguir el camino, cuando no se comprende parte del camino recorrido, parte del camino transitado, parte de ese camino cuando te encuentras con seres que te elevan tu ser, que comparten el poder del conocimiento contigo, que te elevan tu alma, que te activan tu inteligencia, que te exacerban tu intuicion, que te sanan por dentro, que te inspiran tu creatividad, que te equilibran tu serenidad, que te producen paz, que te despiertan y estimulan tu capacidad de entregar amor puro y noble desde tu propio espiritu, que te alientan y te agradecen en forma noble.

    Seguir como si nada hubiera pasado en el trayecto de ese camino, como si no hubieras aprendido nada de recorrerlo juntos, como si el otro no hubiera dejado huella alguna en tu camino cuando te encontro naturalmente, sin buscarte.

    Seguir en esas condiciones no tiene sentido para mi.

    Equivocarse, reconocer nuestros errores y perdonarlos.

    Alentar y agradecer, amar y ser amado, hablar y contestar, explicar y comprender, enseñar y aprender, amar y agradecer, son movimientos que deberian fluir natural y espontaneamente, con humildad y sencillez de espiritu, reconociendo los propios errores, la cobardia de no sacarte las miles de máscaras que te pusiste en el camino que has recorrido hasta hoy.

    ¿Seguir para que de esta manera? ¿Con que proposito asi despues de todo?

    Solo debías ser tu mismo, no otro, tu, nada mas que tu, articulando tu propia voz, esa voz que es tan hermosa de escuchar porque es propia, equivocada o certera, es tuya y por eso es maravillosa, tiene la magia singular de ser tuya y no de otro.

    La belleza que emana de la verdad, de la autenticidad, de lo espontaneo, de lo natural no tiene comparación alguna.

    Recorrer el camino siendo tu mismo, no aparentando ser otro. Eso es lo unico que deberias haber hecho en tu vida, para seguir hoy recorriendo el camino de otra manera. No de esta.

    Repito hay cosas verdaderamente incomprensibles para mi, para mi alma, no las entiendo, y no creo que las vaya a entender alguna vez.

    ¿Seguir?

    ¿Seguir con las mismas máscaras o con otras nuevas, seguir escondiéndote del mundo conocido o desconocido por ti mismo, escondiéndote de ti mismo?

    No tiene sentido para mi, seguir asi. No hay crecimiento verdadero, no hay autenticidad, no hay espontaneidad.

    ¿Que hay?

    Hay silencio, hay palabras actuadas, artificiales, impecables, pero no portan tu verdad. No. No la tuya

    Seguir, vale la pena, cuando miramos para atras y nos arrepentimos de lo que no hicimos, no de lo que dijimos o hicimos cuando pudimos hacerlo: I should have done or said that….Deberia haber hecho o dicho aquello….

    Yo en lo personal, jamas me arrepiento de lo que digo o hago, equivocada o no, no soy resultista, no se especular, no se jugar al ajedrez, ni me interesa aprender a jugarlo.

    Yo solo me arrepiento de lo que no hice o dije pudiendolo haber hecho naturalmente, sencillamente, espontaneamente.

    La magia del amor verdadero fluye natural y espontaneamente.

    Sigue tú, de esa manera tu camino, de la manera que tu decidas libremente, pero escondiendo y velando tus verdaderos sentimientos (pensamientos y emociones) no te encontrarás contigo mismo, no te encontrarás finalmente con el amor que produce verdadera felicidad, plenitud y paz al alma.

    No recorreras el camino que te permita encontrarte con tu propia verdad: TU.

    Pat, la mariposa violeta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .