Proyecto fotográfico “El Desastre de Sofi” – Día 21 – Tu rincón especial

(https://eldesastredesofi.wordpress.com/2015/08/29/proyecto-de-fotografia/?c=690#comment-690)

…Pregunta por mi rincón especial Sofi y que se lo muestre en foto para su proyecto fotográfico. Y, ciertamente, podrían ser muchos:

Un rincón de una alegre fuente, un rincón bajo unos pinos, un rincón de ese portal donde mil besos nos dimos… O del bar, en esa mesa donde tus ojos divinos hacían de ese rincón mi más preciado destino. Hay rincones y rincones, los hay grandes y más finos. Hay rincones que por ángulo tienen rotonda sin pico… Cualquier rincón me valdría si sentado estoy contigo; cualquier rincón y una caña charlando con los amigos. Pero siempre hay que elegir, ¿porqué rincón me decido…? Lo tengo claro y sin duda, si hay que coger un rincón yo escojo el rincón más grande, el rincón que ya es mi vida, un rincón que es fortaleza de mis idas y venidas, un rincón donde mis sueños con la verdad se tropiezan. Un rincón que es especial, no es otro que mi Sigüenza…

Juan I. Salmerón

© 2015  J.I. Salmerón
Anuncios

Soñó la abeja ser flor

Juan I. Salmerón

Soñó la abeja ser flor,
y la flor volar al cielo.
Una soñaba ser polen,
otra ser parte del viento…

“Quiero colores intensos,
pétalos de terciopelo.
Ser la más dulce del campo…”
Pedía la abeja al sueño.

“Volaría sin parar…”
Decía la flor al tiempo
“Viajaría por el valle
hasta perderme en el cerro…”

…Y la abeja se posó
sobre la flor que soñaba
y al verla tan apenada
a la flor le preguntó:

“¿Por qué no quieres ser flor…?
¡Si eres la envidia del campo
donde todos los insectos
nos posamos hechizados!

¡Yo, que daría mis alas
por poseer tus encantos,
tu grácil talle y tu olor,
tu color, tu dulce tacto…!”

“Yo, en cambio, anhelo ser vuelo,
quiero ser vista más alto,
navegar por cielo raso,
ser cometa, insecto o pájaro…

Y poder tocar el sol,
y que de noche mis alas
sean fulgores de estrellas
brillantes de luna clara…”

…No se ponían de acuerdo
en cual era el mejor sueño
si el de la abeja de flor
o el de la flor siendo viento.

Y es que los sueños codician
los más profundos deseos.
Yo quiero ser como tú,
tú como yo quieres serlo.

Siempre lo que no tenemos,
sean alas, sea olor.
¡Valoremos lo que somos,
Qué más da si abeja o flor…!

© 2015  J.I. Salmerón