Yo sé que noches oscuras

Juan I. Salmerón

Yo sé que noches oscuras
nos acechan asustando.
Que las hojas son caducas
y los ríos llenan mares sollozando.

Que el recuerdo no se olvida
a pesar que lo intentamos.
Que los roces de las manos
en el alma, como clavos, los llevamos.

Yo sé que nos duelen hondo
los caminos al andarlos.
Que nos pesan y se cierran,
por el mirar, nuestros párpados.

Que esperamos en la noche,
en su sombra, agazapados,
a que lleguen las mañanas
y sus luces a abrazarnos.

Ya lo sé, que soy consciente.
Ya lo sé, que esto hace daño.
Que el destino siempre empeñe sus razones
en querer de nuestra vida hacer un llanto…

Pero la vida amanece
con la esperanza mirando
y esa sonrisa de Amor
que el sol regala en lo alto.

Siempre nos queda camino
para seguir avanzando.
Siempre habrá algún hombro amigo
Para de pena empaparlo.

Siempre habrá un día después,
siempre habrá luna en lo alto.
Y si miramos al lado,
siempre una mano esperando…

© 2015  J.I. Salmerón
Anuncios

24 pensamientos en “Yo sé que noches oscuras

    • Es que hay recuerdos que son grabados en la piedra y aunque llueva y haga viento, la erosión no podrá borrarlo por completo…
      Muchas gracias por tu comentario, elcorazondelmar. Te lo agradezco.

      Un abrazo

    • Pues sí, si logramos juntarlo todo, se convierte en un circulo, y todo a mano, todo controlado. Todo nos lo pueden quitar, menos la esperanza.
      Gracias, bellaespiritu, tus palabras agrandan mi espacio.
      Un abrazo

  1. Que nos pesan y se cierran, por el mirar, nuestros párpados. Hay tanta barbaríe en el mundo hoy día que se nos cierran los ojos ante ella, cuando deberíamos tenerlos bien abiertos. Precioso poema.

    • Llevas razón, Antonio, hay muchas veces que los ojos, involuntariamente, se cierran ante tanta desgracia, pero hay que intentar tenerlos abiertos, es la única forma de poder cambiar algo.
      Me alegro que te guste el poema. Agradezco mucho tu comentario.

      Abrazos, Antonio

    • Ese es el fin, que aunque sabemos que hay mal entre nosotros, siempre la luz podrá con la sombra, siempre nos quedará un camino para poder andarlo…
      Gracias, efe, por tu comentario y tu tiempo en mi espacio.

      Abrazos.

    • ¡Hola, Miguel! ¡Qué tal todo…!
      Me alegro que te guste. Hay tardes, en ciertas épocas del año, que nos regalan esos momentos tan mágicos…
      Tengo alguna foto para vosotros. Ya te las mandaré.
      Gracias por comentar.
      Cuidaros.
      Nos vemos.

      Un abrazo

  2. Bellísimo poema lleno de esperanza. Me ha encantado.

    ” Pero la vida amanece
    con la esperanza mirando
    y esa sonrisa de Amor
    que el sol regala en lo alto”.

    ¡Siempre adelante!
    Un abrazo, Juan Ignacio

  3. Esperanza y sueños…….tándem que debemos mantener para vivir, por muy duro que nos pueda resultar, a veces, el sendero.
    …..nunca pudo la noche al amanecer……
    Beso

    • Si aprendemos a disfrutar del caminar, el camino solo será la guía para llegar, nunca el destino… Y el destino puede ser un bonito paseo, por la tarde, junto a la vereda de un río, por ejemplo…
      La noche para soñar, el día para sentirlo.
      Seguiremos con los sueños, esperanza de lo que no vivimos.

      Abrazos, Make. Gracias por comentar.

    • Muchas gracias, María.
      Siempre tenemos lo que queremos mucho más cerca de lo que pensamos, solo tenemos que mirar un poco más a nuestro alrededor.
      Me alegra saber que te gusta.

      Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s