Hoy de nuevo

 

Hoy de nuevo me volví a acordar de ti,
y fue como si otra vez viviera un sueño.
Hoy de nuevo puse rumbo a aquel jardín
donde a oscuras deshojamos dulces besos.

Pero ya no me acordaba de tu nombre,
ni del roce en mi mirada de tus dedos.
Ni de ese color intenso de tus ojos,
ni del tacto de mi mano en tu cabello.

Hoy de nuevo he vuelto yo a revivir
la emoción intensa al verte desde lejos,
intuyendo un breve instante de la vida
que tus labios fueron míos un momento.

Pero ya no me acordaba de tu voz,
no recuerdo en mi memoria los “te quiero…”
que esos labios, que hoy de nuevo se me olvidan,
pronunciaban dulcemente haciendo eco.

Hoy de nuevo mi visión se fue nublando
con las lágrimas que brotan del recuerdo,
las que impiden que en mi mente te retenga
al volver tardes de sol en aguacero.

Pero alguna que otra vez recordaré,
aunque se abra más la herida de mi cuerpo,
aunque no tenga detalles ya de ti
ni memoria de tus ojos ni tu pelo.

Que tú fuiste de mis sueños el primero,
que serás nostalgia intensa en mi vivir.
que mis lágrimas serán por tu recuerdo
y, que si otra vida yo vuelvo a vivir,
tú serás mi realidad y no ese sueño.

Hoy de nuevo me volví a acordar de ti…

©2017  J.I. Salmerón
Anuncios

9 pensamientos en “Hoy de nuevo

  1. Hoy me acordé de ti, tal vez por mirar al cielo y ver las estrellas, no porque son similares al brillo de tu mirada, sino porque están muy lejos des mi…
    Ten en cuenta que algunas heridas no se curan, sólo cicatrizan por fuera, por eso el olvido no existe .
    Abrazos 🙂

    • Totalmente de acuerdo con lo que escribes, Melani. Esto es parte de la vida, de nuestro existir.
      Por lo menos nos queda el recuerdo, para seguir flotando a la deriva del eco del sentir de aquellos besos…

      Un fuerte abrazo

  2. Hoy de nuevo estoy sin palabras, no puedo decir nada que no haya dicho de tu poesía.
    Gracias por desempolvar recuerdos, escribir y compartirlo, me tocas el alma.
    Ah, no olvides que los recuerdos son lo mejor que tenemos, un tesoro.
    Un abrazo.

    • Agradezco tanto tus palabras, Make, como la lluvia fresca de una tarde de verano. Como los pies metidos, presos de calor, dentro del fresco río. Como la canción ideal en la noche perfecta, sonando cerca del oído. Como los besos de la pasión en los labios del ser querido…
      Los recuerdos son a nuestra vida como las raíces a un árbol vivo, que sin poderse ver desde fuera son el alimento que le da sentido. Un tesoro de vida, desde luego…

      Un fuerte abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s