Cuando yo no esté…

Juan I. Salmerón

 

…Cuando yo no esté
las amapolas nacerán igual
en su rojo mar de cristal,
rojo de atardeceres…

Cuando yo me vaya
mi sombra siempre estará
cobijando este lugar
de soles abrasadores…

…Y todo quedará igual,
la arboleda, el manantial,
las barcas sobre la mar,
los fríos amaneceres…

Cuando me haya ido
y el tiempo vaya conmigo,
a ver las horas pasar, seguro,
se pararán mis amigos…

Soy yo el que no podrá estar
viendo a esta vida pasar
pues ella es la que ha supuesto
que aquí no tengo lugar.

¡Que ya ha pasado mi paso…!
¡Que ya el camino es completo…!
¡Que tengo cosas que hacer
donde  se vuelven los vientos…!

…Y todo quedará igual,
la arboleda, el manantial,
las barcas sobre la mar,
los lentos atardeceres…

Que otros amaneceres
esperan mis ojos verlos
en los confines del cielo,
en lo infinito del tiempo…

No quiero yo más penar,
ni a los que tanto yo quiero,
que otro mágico lugar
me espera detrás del cielo…

No os quiero yo ver llorar
si en horizontes me pierdo,
que con el viento estaré
acariciando cual beso…

…Y todo quedará igual,
la arboleda, el manantial,
las barcas sobre la mar,
y mi recuerdo entre flores…

…Cuando yo no esté
las rosas sobre el rosal,
en su rojo ventanal,
me anunciarán entre amores…

© 2015  J.I. Salmerón
Anuncios

Si yo volviera a nacer…

015

…Si yo volviera a nacer…

Me dedicaría a contemplar
a las estrellas…,
y a los amaneceres…,
y a los amados amantes…,
y a las puestas de sol y a las lunas gigantes…

…Si yo volviera a nacer…

Diría mi tarjeta:
“contemplador de eventos importantes”

Aunque pensándolo bien,
mejor se lo diría al oído de la gente,
para poder hacer más y mejores amigos
al calor de un susurro como abrigo…

…Si yo volviera a nacer,
ya nada sería lo mismo…

¿O puede que todo igual…?

No sé, misterios de lo desconocido…

© 2014  J. I. Salmerón

Hoy han bajado los hados

…Hoy han bajado los hados
a tocarme con sus alas
y me ha llevado tan lejos
que vértigo a mí me daba…

Pero una vez recompuesto
ya del viaje disfrutaba
y cada nube, y el viento,
y el árbol, y la montaña,

eran ya como mi casa,
¡ya todo lo controlaba…!
El viaje ha sido perfecto,
diría que una gozada,

a punto estuve un momento
en decir que me dejaran
y no volver de regreso…,
¡qué a gusto que me encontraba…!

Pero el deber es deber
y hay que cumplir tareas,
¡y es que si no, no me llevan
otro día a la frontera.

A la que empiezan los sueños,
en donde los sueños sueñan,
que es dónde vive la magia,
donde nacen los deseos

donde nos volvemos niños
y solo besar queremos…
…Y te he traído un regalo,
que me lo han dado los elfos,

Y ya me han dicho: “cuidado…
no se te rompa y la armemos,
que esto es muy delicado,
que debe llegarle entero…”

Así que yo, obediente,
a tus manos lo encomiendo
no sin antes advertirte
que te sientes para verlo…

…Porque estos amaneceres
no los vemos ya ni en sueños…

© 2014  J.I.Salmerón