Nuestra canción

Sentí la soledad sobre mi cuerpo
al ver que apenas tú y yo nos miramos
el día que, cogidos de las manos,
bailamos nuestra última canción.

Que ya no habría en nuestra despedida
los besos que en tu boca sonreían
al encontrar los labios que, el la mía,
besaban suavemente y con pasión.

Sentí la soledad que a veces siento
al ver mi vida dentro de un espejo
y al corazón sintiéndose un reflejo,
sin brazos donde poder anidar.

Y siento que sentí tu sentimiento
sintiéndose alejado, y yo sintiendo,
la amarga sensación de que lo nuestro
no duraría más que mi dudar.

Y entonces comprendí, no hay más opción.
La vida me trató como a uno más,
y el roce de tu piel, y tu mirar,
se fueron al final, como hace el sol.

No pido comprensión, eso da igual.
Afronto la verdad como lección
y a veces lloro solo, al recordar,
cuando oigo, como ayer, nuestra canción…

©2018  J.I. Salmerón

 

Anuncios

Vences mi voluntad

Juan I. Salmerón

Me sujetas en el aire,
me elevas a distancia
sobre el suelo,
pero no me tocas.

Me hace bailar tu corazón
mientras tu palpitar
se confunde por mi pecho,
pero no me abrazas.

Y es que solo pensarte,
con tan solo tu recuerdo,
vuelvo a sentir tan profundo
y cercano todo aquello.

Como si el tiempo parara,
como si se detuviera
a respirar Junto a los dos
y disfrutara del momento.

Me dejan marca tus labios
grabando su pasión
sobre las ganas que tengo,
pero no me besas.

Me hace viajar tu mirar
mientras tus ojos penetran
y adivinan lo que pienso,
pero no te veo.

Y es que solo imaginarte,
con solo pensar otra vez
que de nuevo hoy te tengo,
doy por bueno este sentir.

Y la sombra en la distancia
no apartara tu recuerdo,
no viajará este sufrir
a mi lado por más tiempo.

Me sujetas con tu baile
y me besa tu mirar.
Te pienso a cada momento,
tú vences mi voluntad…

© 2016  J.I. Salmerón

Hoy soy tango y voy muy lento

255

Hoy soy tango y voy muy lento.
Hoy mi baile es la emoción
que va arrastrando mis pasos
con este hondo penar.

Me atraviesa lado a lado
este sentir de recuerdo
y en un bailar tan profundo
me voy dejando llevar.

Hoy pasa mi vida lenta
como un adiós sin partida,
acunando en despedida
aquel Amor que no fue.

Y paro y templo el momento
con la cadencia del son
juntando pecho con pecho
y tu mejilla a mi piel.

Lisonjero fue tu abrazo,
bacana vida buscabas,
y yo el otario perfecto
tan fácil de chasquear.

No me vengas con milongas
que soy tango y voy tan suave
que la emoción no me cabe
y me oprime al respirar.

Que tus quilombos son tuyos
¡vaya un merengue tenés!
Que yo fui solo un querer
en brazos de una emoción.

Y llora mi alma en silencio
y mis lágrimas son teclas
que en su sonar me recuerdan
a un triste bandoneón.

…Hoy soy tango y voy a rastras
del peso del corazón…

© 2016  J.I. Salmerón

¡Te invito a otro baile…!

758

¡Te invito a otro baile…!

Otro de esos bailes que recordarás…
Que recordaremos en nuestras tardes,
cuando ya ancianos recordemos…

¡Tantos besos…!
¡Tantas lunas…!
¡Tantos tiempos…!
¡Abrazados en un sueño, en este sueño…!

Puede que te quedes atrapada
entre las lágrimas del tiempo,
que se ahoguen tus recuerdos…

Que te sientes a esperar
otro regreso del Amor que un día,
al ponerse el sol,
se quedó preso y de ti
tan lejos…

Puede derretirse tu intención,
y que tu voluntad no pueda soportar esto.
Y llores…

Y se batan tus alas
en un intento desesperado
de recobrar de nuevo el vuelo,
pero no puedas pasar del suelo…

Puede que recuerdes, o que olvides,
que todo puede ser dentro de un verso.
Pero baila, que bailando se podrá poner tu risa,
por momentos, en tu cara de Amor sincero,
aunque por dentro, tu alma, esté muriendo.

¡Baila conmigo, por favor…!
…Y baila lento…
Sintiéndonos la piel,
sintiéndonos los besos…

Aunque nos tiemblen nuestras piernas
por no aguantar, del alma, tanto peso…

…Te invito a otro baile…

A otro de esos bailes que recordarás,
que, juntos, recordaremos…

© 2015  J.I. Salmerón

Proyecto fotográfico “El Desastre de Sofi” – Día 25 – Canción favorita

Hoy nos pides, Sofi, una foto que represente nuestra canción favorita para tu proyecto fotográfico. No podría haber solo una canción, habría muchas, aunque siempre hay canciones más exclusivas que las asociamos con personas, con momentos especiales que nos trasladan y soñamos. Siempre hay canciones que por su contenido, el que quedó dentro del alma, consiguen que se nos erice el vello aún habiendo pasado mucho tiempo desde que fueron, en aquel momento, escuchadas…

“Tú me das una canción,
yo te obsequio con un baile.
Tú me cantas al oído
y yo hago mío tu talle.
Es la canción favorita
que desde entonces bailamos,
es la que tu alma suspira
y en el corazón lloramos…”

 

Juan I. Salmerón

© 2015  J.I. Salmerón