No busco una razón

No busco una razón para olvidarte,
al fin y al cabo no tiene sentido
saber que tú y yo no fuimos testigos
de compartir Amor en otra parte.

Sin embargo,
esta vida nos tiende la mano
sin querer olvidarnos.

Y en el fondo,
compartimos aquel sentimiento
que da solo el mirarnos.

No busco una razón por recordarte,
ya sabes que tu imagen va conmigo
y en mi recuerdo tú eres el destino
donde mi corazón irá a buscarte.

¿Lo recuerdas…?
Cuantas noches en aquel camino
nuestros labios sellamos.

Apostamos,
y este juego de Amor imposible
terminó por ganarnos.

No busco una razón para engañarte,
yo siempre fui de frente y decidido
sin ocultarte cual largo, el camino,
se haría bajo el sol de aquella tarde.

De repente,
se hizo noche y tu rastro perdí
escondida en la sombra.

Fue el destino
el que quiso jugar con nosotros
y gastarnos la broma.

No busco una razón, tú ni lo intentes,
el juicio del Amor ya nos juzgó.
No tuve absolución, yo fui culpable,
y solo a recordar nos condenó.

©2019  J.I. Salmerón
Anuncios

Culpable

Yo no fui culpable alguno por quererte,
por estar de ti, cual loco, enamorado;
presumiendo de un Amor que, aún no probado,
ya formaba parte unida con mi mente.

Pero si han de condenarme, y es mi suerte,
que me juzguen y fusilen cual soldado,
ya que no podrán borrar de mi pasado
tanto Amor que yo te tuve, y fue mi muerte.

No es la ausencia de mi vida lo que siento,
si es el pago por quererte como lo hice,
que es dejar de verte, Amor, y no te miento.

La verdad nos hace libres, o eso dicen,
y hoy yo quiero que cabalgue sobre el viento
este dogma que pregona que te quise…

© 2018  J.I. Salmerón