Entre mis dedos

Te escapaste entre mis dedos.
Como el sueño que se escapa cada día al despertar.
Hoy apenas te recuerdo.
Como no recuerda el día que su noche ha de llegar.

Aun así sigo buscando en cada esquina.
Sigo aún dando tu nombre
a la gente que se esconde,
por si allí pudieran verte a ti escondida.

Aun así no quiero darte por perdida.
Como a carta sin su sobre,
o arco iris sin colores.
Sigo aún pensando en ti día tras día.

En tu adiós ya no hay consuelo.
Se tiñó de oscuro el cielo sin estrellas que contar.
Triste boca sin sus besos
que vacía de te quieros solo supo ya rezar.

Aun así voy a esperar.
Aun así llegará el día tras su noche.
Y tu estrella volverá.
Y de luz se inundará mi corazón…

Te escapaste entre mis dedos.
Y aún no sé por qué motivo ni razón…

©2018  J.I. Salmerón
Anuncios

El hombre recto

 

Siempre va creciendo a capricho del viento,
según va empujando el aire en su cuerpo.
Hay veces que doblan sin querer su empeño
aunque siempre intenta ser un hombre recto.

Abrigo tupido guardando su adentro,
con remiendos verdes y amarillo viejo.
Algún que otro roto con un agujero
que a veces parece nido de jilguero.

Tiene tantos brazos que abarcar no puedo,
cada cual su mano con sus largos dedos.
Y arriba cabeza con pelo y sin pelo,
pues eso depende si mayo o enero.

Arrugas llenando casi todo el cuerpo,
signo de los años que lleva creciendo.
Que a todos nos pasa, aunque no queremos,
nos marcan los años por fuera y por dentro.

Siempre está esperando cuando me lo encuentro.
Siempre el mismo sitio, siempre espera quieto.
Y cuando me cruzo se inclina un momento
como si dijera: “adiós caballero…”

Incluso parece que me habla en secreto
y más que palabras sonidos encuentro.
Es como si hablara soplando de lejos,
como si en un árbol sus hojas movemos.

Sus extremidades jardines del cielo,
sujeto en sus brazos el nido con huevos.
Raíces con vida sujetas al suelo
que sobre sus dedos transmite al jilguero.

Ya es de la familia este árbol longevo.
Sus años de vida ni idea yo tengo.
Solo sé que está cuando yo paseo
para acompañarme al ir y al regreso.

¡Ahí sigue creciendo el árbol del huerto
aunque yo lo vea como a un hombre recto…!

©2017  J.I. Salmerón

Hoy de nuevo

 

Hoy de nuevo me volví a acordar de ti,
y fue como si otra vez viviera un sueño.
Hoy de nuevo puse rumbo a aquel jardín
donde a oscuras deshojamos dulces besos.

Pero ya no me acordaba de tu nombre,
ni del roce en mi mirada de tus dedos.
Ni de ese color intenso de tus ojos,
ni del tacto de mi mano en tu cabello.

Hoy de nuevo he vuelto yo a revivir
la emoción intensa al verte desde lejos,
intuyendo un breve instante de la vida
que tus labios fueron míos un momento.

Pero ya no me acordaba de tu voz,
no recuerdo en mi memoria los “te quiero…”
que esos labios, que hoy de nuevo se me olvidan,
pronunciaban dulcemente haciendo eco.

Hoy de nuevo mi visión se fue nublando
con las lágrimas que brotan del recuerdo,
las que impiden que en mi mente te retenga
al volver tardes de sol en aguacero.

Pero alguna que otra vez recordaré,
aunque se abra más la herida de mi cuerpo,
aunque no tenga detalles ya de ti
ni memoria de tus ojos ni tu pelo.

Que tú fuiste de mis sueños el primero,
que serás nostalgia intensa en mi vivir.
que mis lágrimas serán por tu recuerdo
y, que si otra vida yo vuelvo a vivir,
tú serás mi realidad y no ese sueño.

Hoy de nuevo me volví a acordar de ti…

©2017  J.I. Salmerón

El fin del invierno

185

Ya no me acordaba
de ese sol sobre mi cuerpo.
No sabía distinguir
si era tarde o era noche
en este lánguido invierno.

Todos los pasos que di,
todos los árboles secos.
Todo oscuro, a descubrir.
Todo luces de farola
a lo largo del sendero…

El cuerpo se quedó preso,
dormitando entre el abrigo
y las ascuas del brasero.
La mirada siempre ausente
en brazos de algún recuerdo.

Ya no me acordaba
del andar sobre tu pelo.
Si tu blusa, sus botones,
me miraban con deseo
al posar mi mano en ellos.

No podía recordar
si eran muy altos tus besos
y tenía que empinarme
para tus labios rozarte
y llenarnos de deseo.

Y es que es tan largo el invierno
que por eso no me acuerdo
si quedamos para vernos
o fuera un guiño de estrella
la que me llamó de lejos.

Si tu falda, a la carrera,
levanta largo vuelo.
Si tu mano la tomaba
alternada entre mis dedos
o era otro efímero sueño…

Por eso esta primavera
se hace titán mi recuerdo,
y vuelve la luz del día,
y vuelvo a sentir tus manos,
y llego de pie a tus besos.

Y recuerdo que quedamos
en que debíamos vernos.
Porque tu blusa y mis ojos,
sus botones y mi alma,
se añoraban con deseo.

© 2016  J.I. Salmerón

Bonito abrazo

10-04-2010 13-35-53_0333

 

 

…Bonito abrazo mecido entre tus brazos,
sobre tu pecho…

Si te acaricio lento…
Si mis dedos pasean tu espalda
por debajo de la blusa,
eso es casi para salir corriendo
al encuentro de tu Amor,
que a mí me embruja…

¡Abrázame más fuerte que apenas no te siento…!
¡Abrázame esta noche como si tus brazos fueran viento…!

…Como si el susurro de las ramas
nos llamaran a su encuentro
para regalarnos una noche,
una noche de Amor bajo sus cuerpos…

Abrázame, mi Amor,
que así el vacío del ayer noto ya lejos…

…Bonito abrazo mecido entre tus brazos,
sobre tus besos…

© 2014  J. I. Salmerón