Tic-tac

 

Era ese ruido molesto
que te distrae si lo escuchas.
Tic-tac, pasaban segundos
y sus minutos de angustia.

Y así, al galope se pasa,
como se pasan los días,
la vida que va marcando
aquel reloj de la esquina.

Parece que cuando el día
da su comienzo temprano
la vida es como un chicle
que va estirando despacio.

Pero es tan solo espejismo,
un viejo truco de magia.
Que el tiempo, que es implacable,
lleva sus cartas marcadas.

¡Y si tú le sacas trío,
él un full, y va y te gana!
¡Y si tú póker de jotas,
él lleva un póker de damas!

Y sigue el ruido molesto
con el tic-tac que no para…
Y coge el tiempo y te entierra
con segundos a paladas.

Un día quise pensar
que si el reloj lo paraba,
el tiempo se detendría
y mi vida no avanzaba.

Pero solo conseguí
atrasar la hora exacta,
llegando tarde a mis citas
de la tarde y la mañana.

…Ahora ya me he acostumbrado
al ruido que me acompaña.
Ahora ya apenas lo escucho
y su tic-tac hoy me agrada.

Me he dado cuenta que al fin
Y al cabo, no gano nada.
Que no hay quien detenga al tiempo,
la guerra él tiene ganada.

¡Aun así a veces paro
ese reloj que me marca
y sueño que paro el tiempo,
que los minutos no pasan!

Era ese ruido molesto…
Hoy apenas oigo nada…

©2018  J.I. Salmerón
Anuncios

Mi mano sobre tu piel

Juan I. Salmerón

 

Mi mano sobre tu piel
como mapa del tesoro.
Mis dedos buscando en él
la cruz que esconde su oro.

Y todas tus curvas
montañas de arena de los desiertos.
Tocando se ondulan
abriendo el camino por donde vengo.

Y tu boca ese pozo
al que llego sediento.
Y tus besos oasis
donde beben mis besos.

Mientras cuento tus lunas
a tu espalda se anuda toda mi alma.
Cada vez que respiras
una brisa me envuelve poniendo alas.

Con mi abrazo el asedio
ya ha comenzado
y escalando tus ojos
vuelvo al asalto.

Empezamos la guerra,
y después del atrueno de las espadas,
concedimos la tregua
hasta que el despertar se volvió mañana.

La piel se fundió en la piel
al tocar todo tu cuerpo.
Mi mano sobre tu ser
dio descanso a este guerrero.

Otra noche quisiera tocar ese mapa.
A la sombra del día.
Con la luz apagada.
Con mi mano en tu piel.
Con tu cuerpo en mi alma…

© 2016  J.I. Salmerón