La leyenda

Diría que por la sombra
tan pronunciada que había,
el sol rondaba en lo alto,
sería ya medio día.

La calle pleno desierto
de piernas y algarabías.
Silencios entre los muros,
ni un alma allí se veía.

El empedrado en la sombra
y otro en el sol, más arriba.
El verde, saltando el muro,
sobre la tapia se empina.

Y yo solo en mi paseo
escuchando la agonía
de estos muros, que aún de piedra,
tienen contados sus días.

La travesaña me atrapa
cuando paseo Sigüenza.
En sus portales se escuchan
voces de reyes y reinas.

Porque cada morador
que en sus entrañas viviera,
era ya rey de su casa,
y su mujer era reina.

Aunque si has de pasear
por conocer la leyenda,
hazlo cayendo la noche,
al rojizo de sus velas.

Cada farol que te encuentres
su cristal parece cera.
Y su rojiza bombilla,
como rojiza candela.

Pues dicen que la leyenda
consiste en pisar la piedra
que te enamora al instante
de esta mi bella Sigüenza.

Y a partir de aquel momento
dará igual ya donde estés,
que el Amor por mi ciudad
llevarás bajo tu piel.

¡Si yo contara los pasos
que he dado por estas piedras,
no se podrían llevar
en ningún libro de cuentas…!

Y doy fe que yo he pisado
esa piedra que enamora.
Y seguro varias veces,
por lo que mi alma la adora.

Y si de mí tienes dudas
y piensas que lo exagero,
date una vuelta conmigo
por estas calles de ensueño.

Y luego ya me lo cuentas
tranquilamente y charlamos,
verás como si la pisas
terminas tú enamorado.

…Diría que por el tono
rojizo de las paredes,
se me ha hecho otra vez de noche
en las calles de Sigüenza
hablando de mis quereres…

© 2018  J.I. Salmerón

 

Nos encontramos de pronto

Juan I. Salmerón

 

Nos encontramos de pronto.
La cita fue del destino.
Se cruzaron nuestros mundos
tan distantes hace tanto
en mitad de aquel pasillo.

No recordaba tus ojos
ni tus pasos al andar.
Era casi un imposible
que esta vida nos quisiera
de nuevo a los dos juntar.

Pero así son los caminos
cuando los años los tejen,
formando mil laberintos
de calles que al fin se juntan
mirando al sol de poniente.

Tus ojos, canela y miel,
me recordaron las tardes
que en los inviernos pasamos
abrazados paseando
entre las sombras del parque.

El tiempo se detenía,
siempre fue nuestro aliado.
La magia volaba al viento
acariciando los besos
cuando juntamos los labios.

Si yo hubiera preguntado
si eras o no eras tú
la que cruzó por mi lado,
hoy no estaría apenado
de haber perdido tu luz.

Nos encontramos de pronto
como ese día de otoño
cuando se unió tu destino,
buscando por el camino,
con el mirar de mis ojos.

Cuando la noche brindaba
a mi confuso destino
el caminar de la vida,
tan amarga en su partida,
para vivirla contigo.

Pudimos ser la leyenda
de unos amores vividos
pero el destino y su tinta,
y a pesar del buen papel,
no tuvo a bien escribirlo…

© 2016  J.I. Salmerón

Podrían pasar las horas

Juan I. Salmerón

Podrían pasar las horas
y todo igual seguiría,
mi Amor detrás de tu Amor
sobre el azul de este día.

Podría pasar la vida,
seguro ya está pasando,
y todo como al principio,
mi Amor con tu Amor volando.

Y pasarán los caminos
debajo de nuestros pasos
para dejar en sus huellas,
de nuestro Amor, el legado.

Pasarán todos los besos
que en los silencios nos dimos
como en película muda
de aquel principio de siglo.

Las tardes con su poniente
pasarán ante los ojos.
Las noches con sus estrellas
a este Amor lo harán más loco.

Lo que tenga de pasar
no habrá ya quien lo detenga.
Como tu Amor y mi Amor
que pasará a ser leyenda.

Seguro que los recuerdos
un día serán olvido,
pero esta historia de Amor
será dentro de los dos
un sentimiento cautivo…

© 2015  J.I. Salmerón