Eran las tres

 

Eran seguro las tres,
las tres de la madrugada.
Las tres mirando de frente
con la barbilla bien alta.

Tres brazos tocando cielo.
Tres manos de grandes palmas
queriendo coger estrellas
para entregar al que pasa.

Si el árbol que las custodia
hiciera que de sus ramas
la madera fuera asiento,
ellas serían sus patas.

Siempre esperando las tres,
las tres de la madrugada,
a jugar las cuatro esquinas
si quieres acompañarlas.

No doblan sus convicciones
los vientos que por las noches
empujan en la placita
a estos tres bravos cañones.

Siempre firmes, en alerta.
Refleja su piedra bronce
las marcas de las batallas
que produjeron los hombres.

Estas tres cabezas grises
que ya van peinando canas
no temen que pasen años,
temen si son ignoradas.

Por eso todas las noches
a las tres de la mañana,
a las tres de cruz tan alta
puedes oír cuando pasas.

Hablan de pájaros libres,
de hombres que van sin rumbo
y a sus pies paran y lloran
rezando por sus difuntos.

Hablan de la soledad,
aunque están acompañadas,
de las tres cuando es de noche
y nadie para a escucharlas.

Si pasas sin hacer ruido
puedes oír que te llaman.
Si pasas verás las tres.

Las tres cruces que presiden
la placita de Sigüenza
a las tres de la mañana…

© 2017  J.I. Salmerón
Anuncios

Ahora que es tan invierno

Juan I. Salmerón

Ahora que es tan invierno
y en mi alma se cuela el frío.
Ahora que este silencio
va inundando el corazón.

Me encantaría llevarte,
aunque asomara tu risa,
dentro de mi bolsillo,
guardada en el pantalón.

Así, cuando me faltara
el roce de tu presencia,
cuando el recuerdo del beso
fuera tan frío como hoy,

con solo meter la mano
buscándote con mis dedos,
entre recuerdos añejos
encontraría tu Amor.

Y escogería tus labios,
aquellos que me nombraban
y bajo luna de plata
eran mi cuna al soñar.

O esos abrazos al alma
que envueltos de madrugada
comenzaban siendo río
y nos llenaban de mar.

Quisiera que te vinieras
escondida en mi camisa,
con mi botón atrapada,
tocándome el corazón.

Y si me cala la lluvia
o si la nieve me tapa
solo al sentirte tan cerca
mi tristeza se hace sol.

Por eso cuando es invierno
y mi alma llora de frío
muy dentro de mis bolsillos
llevo un poco de tu Amor…

© 2016  J.I. Salmerón

Te esperé en la noche

075

 

Te esperé en la noche y solo el otoño
llegó de repente mientras esperaba…
-en hondo silencio…-

Y hasta nuestra luna, que solo menguaba,
adiós me decía cuando me dejaba…
-en hondo silencio…-

“Volveré mañana a traer la noche
junto a tu ventana y quizás entonces…
-en hondo silencio…-

tengas tu respuesta, esa que esperabas.
Y si no la tienes pues no digas nada.
Que solo la noche será tu aliada,
y espera otro día hasta su llegada…
en hondo silencio…”

…Que el tiempo me sobra en las madrugadas
en hondo silencio…
O en risa alocada
cuando al fin regresa
la que yo esperaba…

© 2014  J. I. Salmerón