La verdad

Hoy le hiciste el favor de la verdad
diciéndole que ya no le querías.
Que no tendría un hueco en esa silla
donde juntos mirabais cara al mar.

Aquello que empezó como amistad
y que en Amor tornó de pronto un día,
llenando cada beso de alegría,
hoy, de repente, daba marcha atrás.

Porque hoy viste de luto un corazón,
aunque él no tenga culpa de este duelo
y no le encuentre ya una explicación.

Ella no pudo a él darle consuelo,
no había, de gran peso, una razón
para dar por zanjado aquí este cuento.

© 2018  J.I. Salmerón
Anuncios

La silla vacía

 

Así quedó su triste corazón,
como esa silla, trivial y vacío.
Así quedó por dentro el desafío
de volver a sentir una emoción.

El alma buscaría la ocasión
para que aquel erial tan yermo y frío
dejara de una vez de ser baldío
y diera como fruto una pasión.

La luna volvería a ser su guía,
y una estrella farola al caminar
para ir iluminando su agonía.

Que un sueño no se debe abandonar
aunque nuestra esperanza esté vacía.
Que esa silla, se volverá a llenar.

©2017  J.I. Salmerón