Regreso

Regreso como la noche,
a escondidas y en silencio.
Y mojo con fina lluvia
los campos de tu recuerdo.

Volviendo a tomar asiento
tan cerca como no debo.
Volviendo a tomar las riendas
de tu frágil sentimiento.

Y susurro muy cerquita,
ciñendo a tu oído versos.
Y acaricio tus mejillas
con palabras de sosiego.

Ya vuelvo como las olas,
a atrapar tu playa llego.
Ya cubro todo tu cuerpo
con cada rima que invento.

Reanudo paso tras paso,
sobre el camino regreso,
y voy cargado de abrazos
por si de nuevo nos vemos.

Ya sabes…
La vida es irse y volver.
Marcharse cuando es verano
volviendo en otoño luego.

Y tus palabras intuyo
cuando me lees de nuevo.
Y tu sonrisa adivino,
y en tus zapatos me meto.

Regreso para tenerte.
Regreso como los besos
que se roban en la tarde
y son más dulces e intensos.

Y vuelvo para decirte,
por si ya me has olvidado,
que aquí me tienes si quieres,
que aquí regreso a tu lado.

Confío que a mi retorno
a ti te encuentre esperando
sentada sobre la silla
que vi vacía hace un rato.

©2018  J.I. Salmerón

¡Vamos, venga…!

¡Vamos…!
¡Venga…!
¡Date prisa, corre…!
¡Y bésame mucho y profundo!
¡Bésame cómo tú sabes!
Que pronto llega ya el día.
Y de mi sueño despierto.
Y ya no estás a mi lado.
La vida impone sus reglas.
Mi corazón un desierto…

¡Vamos…!
¡Corre…!
¡No tengas miedo y disfruta…!
¡Que mis labios ya te esperan…!
Que mi boca se hace eco
y tu nombre me susurra.
Que mis brazos ya te buscan
en las sombras del silencio.
¡Y te palpan, te lo juro…!
¡Y te siento, lo prometo…!

¡Vamos…!
¡Venga…!
¡Date prisa, que te espero!
Que es el alba ya, y sus luces,
las que acechan asustando
a este sueño que me envuelve,
al que tú y yo disfrutamos,
al que como cada noche,
en silencio y a escondidas,
entre besos nos amamos…

¡Vamos, venga…!
¡Date prisa…!
¡Antes de que despertemos
y la triste realidad
se apodere de mis sueños…!

©2018  J.I. Salmerón

 

Bonito abrazo

10-04-2010 13-35-53_0333

 

 

…Bonito abrazo mecido entre tus brazos,
sobre tu pecho…

Si te acaricio lento…
Si mis dedos pasean tu espalda
por debajo de la blusa,
eso es casi para salir corriendo
al encuentro de tu Amor,
que a mí me embruja…

¡Abrázame más fuerte que apenas no te siento…!
¡Abrázame esta noche como si tus brazos fueran viento…!

…Como si el susurro de las ramas
nos llamaran a su encuentro
para regalarnos una noche,
una noche de Amor bajo sus cuerpos…

Abrázame, mi Amor,
que así el vacío del ayer noto ya lejos…

…Bonito abrazo mecido entre tus brazos,
sobre tus besos…

© 2014  J. I. Salmerón

Aparecí por tu espalda

188

 

Y así fue…
Aparecí por tu espalda,
como susurro de viento,
como una hoja que cae
y en su caída no habla,
tan solo llega detrás
y te acaricia tu alma…

Son emociones intensas
que uno disfruta pasarlas,
aunque nos cueste los nervios,
aunque se encoja mi alma,
pero el final lo merece,
porque al final todo pasa
y todo llega con él,
con el final que te agrada…

Me fui en un soplo de aire
tras abrazarte la espalda.
Dejé tus hombros desnudos
con mis besos tatuada,
dejé un reguero de dedos
con mis caricias marcada.

Y me marche en el silencio
de la emoción contenida,
dentro de un hondo suspiro
donde se ahogaba tu vida,
dentro de tanto Amor
que se quedó a la deriva…

Y así fue…
Volví a remontar el vuelo,
volví a ser solo un murmullo,
volví a ser solo un instante
de la brisa del Amor,
del aire que te envolvió
aquella tarde al amarte
entre los vientos de un sueño…

© 2014  J. I. Salmerón

Mi voz como susurro

001

…Y si mi voz te llama al sosiego,
a saborear el lento susurrar del Amor,
a tu motivo para seguir
en la nube de este sueño,
doy por bien empleado
su cometido de voz…

Y seguirá acunándote
para dejarte serena
con su calidez y su ronroneo,
para romper con estridencias
y solo recitarte versos…

Con tono amable y sereno,
yo voy contando en tu oído
los pasajes que la vida
nos va prestando entre sueños,
en nuestro lento camino
de la subida a los cielos…

Que mi tono cálido
a ti te entrego…

…Siempre me asomo a tu recuerdo,
esté dormido o esté despierto…
siempre pienso en el más bello lucero
como muestra encendida del Amor,
de un Amor lejano que no quiere ser extinto
por muy distante que esté en el cielo,
como en mí está tu recuerdo…

¡Siempre prendido…
Siempre luciendo…!

© 2014  J. I. Salmerón