Anónimos

Pasan despacio por esta, su vida.
Sueñan que vuelan entre los tejados.
Ya no recuerdan los días templados.
Pasan sin ruido, siempre de puntillas.

Se apagan en días de lluvia fina.
Esa gente que pasa a nuestro lado
y que nunca vemos si van hablando.
Y siempre se pierden por las esquinas.

Caras sin rostro que buscan el alba.
Como la noche siempre son sus ojos
mientras se pierden entre las terrazas.

Seres anónimos, son trampantojos,
como las pinturas disimuladas
que en las paredes saben a muy poco.

© 2018  J.I. Salmerón
Anuncios

No estar contigo

He vuelto a andar por los tejados,
detrás del traje de tu sombra.
Detrás del cielo enrojecido,
que yo he vivido,
y que en otoño a ti te nombra.

He vuelto a esconderme en la noche,
con el silencio de aliado.
Y solo la luna en lo alto,
que brilla tanto,
ha querido estar a mi lado.

Es lo que tienen estos sueños
que yo persigo.
Es lo que tiene vivir tan alto,
por los tejados.
Es lo que tiene no estar contigo…

Ayer quise tocar las nubes
que azul y blancas me llamaban.
Al recordarme que tu pelo,
que huele a invierno,
me acariciaba al fin la cara.

Ayer quise tocar el tiempo
para hacer que retrocediera.
Volver contigo a pasear,
y del brazo estar,
al borde de aquella ribera.

Es lo que tienen estas tardes
de invierno frío.
Es lo que tiene vivir los sueños
que ya has soñado.
Es lo que tiene no estar contigo…

He vuelto a andar por los tejados.
He vuelto a sentir que has venido.
Pero tu sombra y esa tarde,
de rojo fuego,
han vuelto a seguir su camino…

© 2017  J.I. Salmerón