Mandos básicos

© 2018  J.I. Salmerón
Anuncios

Culpable

Yo no fui culpable alguno por quererte,
por estar de ti, cual loco, enamorado;
presumiendo de un Amor que, aún no probado,
ya formaba parte unida con mi mente.

Pero si han de condenarme, y es mi suerte,
que me juzguen y fusilen cual soldado,
ya que no podrán borrar de mi pasado
tanto Amor que yo te tuve, y fue mi muerte.

No es la ausencia de mi vida lo que siento,
si es el pago por quererte como lo hice,
que es dejar de verte, Amor, y no te miento.

La verdad nos hace libres, o eso dicen,
y hoy yo quiero que cabalgue sobre el viento
este dogma que pregona que te quise…

© 2018  J.I. Salmerón

La verdad

Hoy le hiciste el favor de la verdad
diciéndole que ya no le querías.
Que no tendría un hueco en esa silla
donde juntos mirabais cara al mar.

Aquello que empezó como amistad
y que en Amor tornó de pronto un día,
llenando cada beso de alegría,
hoy, de repente, daba marcha atrás.

Porque hoy viste de luto un corazón,
aunque él no tenga culpa de este duelo
y no le encuentre ya una explicación.

Ella no pudo a él darle consuelo,
no había, de gran peso, una razón
para dar por zanjado aquí este cuento.

© 2018  J.I. Salmerón

Te pienso y me inspiro

Te pienso y me inspiro.
Te sueño y escribo…

Así es la vida en papel
del escritor de poemas.
Así recorre tu piel
mi sentimiento. ¿Recuerdas…?

Hicimos mar la montaña
llenándola con los besos
que por la noche escribí
línea por línea en mis versos.

Y tu cintura un jazmín
sobre mis dedos brotando.
Y tus labios carmesí
que yo escribí recordando.

Te sueño y escribo.
Te pienso y suspiro…

Ya no llegaban mis dedos
a poder tocar tu cielo.
La tarde tocó a su fin
y entre las nubes te pierdo.

Y vuelta el lápiz de nuevo
a escribir, mi Amor, de ti.
A exprimir esos recuerdos
que en cada encuentro sentí.

Brotan letras, brotan rimas,
como flor en primavera.
Nacen sobre este papel
que mis lágrimas hoy riegan.

Te sueño y me inspiro.
Te pienso y no vivo…

Cada trozo de papel
es un pozo de deseos
donde yo arrojo tu nombre
pidiendo verte de nuevo…

© 2018  J.I. Salmerón

¿Volverás…?

¿Volverás…?
Era la pregunta que siempre repetía
cada vez que ella le veía
partir otra vez.

Siempre su miedo acechando.
Siempre temiendo volver a estar sola.
En recuerdo, llorando,
sin saber si le volverá a ver.

Cada día, la espera,
era losa de mármol sobre sus espaldas.
Esperaba en la puerta,
y de noche, su ausencia, gota a gota un llover.

La vida siempre es un continuo atardecer…
Y su luz se apagaba mientras esperaba
¿Volverás…?
Era el eco que suena sin él.

Y la risa pasaba bajo su ventana,
y ella triste, en la cama,
se moría esperando
a que un día regrese otra vez.

Cada sombra era él.
Cada paso en la calle era el paso esperado,
hasta que por la puerta pasaba de largo
y llegaba un nuevo amanecer.

Él le dijo que sí.
Lo recuerda mejor que recuerda su nombre.
¿Cómo no va a volver…?
Las promesas, a veces, se mueren también…

…Han pasado los años y no ha regresado.
Haga frío o calor, ella espera por él.
Ha pasado su vida como pasan los rayos.
Y ella sigue pensando que lo volverá a ver.

¿Volverás…?
Parecían decir de su boca los labios
mientras por su mejilla bajaban rodando,
una tras otra, esas gotas de lluvia
que lloraba por él…

© 2018  J.I. Salmerón

Invierno

Y es que es este invierno que viene tan frío,
ese que a las hojas ahoga en el árbol,
ese que interroga a la noche tan pronto
que hace de ella dama sobre su reinando.

Con su larga cola en su vestido negro,
con ese misterio que encierra entre sombras,
como si cerrases de pronto los ojos
cuando al escondite contabas jugando.

Un abrazo helado sobre las espaldas.
Un beso mojado de su blanca escarcha.
Un sol que calienta sobre los cristales,
pero que en la calle, gélido te atrapa.

El invierno es frío, como lo es tu ausencia.
Como cada beso que hoy de ti recuerdo.
Sol de primavera cuando los hicimos
y hoy en la distancia, témpanos de hielo.

Hace en cada árbol su radiografía,
a través de ellos veo el cielo raso.
Solo quedan huesos hechos de madera,
nidos, que hoy vacíos, sueñan con llenarlos.

Todo va más lento de invierno mojado.
Todo se contagia de melancolía.
Todo de repente se encuentra cerrado.
Todo se hace noche, todo es apatía.

El invierno encierra a cada brasero
bajo la esperanza de mesas camillas.
Donde dormitamos junto a los recuerdos
de aquellos veranos calientes de risas.

Porque en este invierno, que viene tan frío,
solo tu recuerdo calienta mi sino.
Por eso en la tarde, cuando el sol se apaga,
yo me reconforto soñando contigo…

© 2018  J.I. Salmerón

Mala memoria

¡Y es que esta mala memoria
me tiene tan aburrido…!
¡Que ya no recuerdo ahora
qué es lo que te iba a decir!

La frase, casi perfecta,
ha volado de su nido,
su hueco quedó vacío
sin encontrar qué decir…

¡Que falla más, que escopeta
de las barracas de feria…!
¡Más que apostar a ruleta
jugándolo todo al seis…!

Como un mechero sin piedra
en medio de una acampada.
Como el botón de un paraguas
cuando comienza a llover.

El caso es que cuando pienso
creo que me acordaré,
pero al pasar los minutos
ya no sé lo que pensé.

Y entonces vuelta a empezar
a hacer otra vez lo mismo.
A ver si así, repitiendo,
el recuerdo vuelvo a ver.

Pero nada, no hay remedio,
que no sé si es hoy o ayer.
Si estamos a veinticuatro
o está comenzando el mes.

Que hay días que tengo dudas
del portal en donde vivo.
Y solo al sonar las tripas,
sé que me toca comer.

…Dicen, es por contentarme,
que eso son cosas de genio.
Que el olvido es de los grandes,
de célebres personajes.

Pero yo no me lo creo,
más bien es cosa de edad.
O ese alemán caprichoso,
ese Alzheimer tan malaje.

¡…Espera, que no me acuerdo
por qué os estoy escribiendo…!
¿Es que estoy hablando solo…?
¿Será que nos conocemos…?

La verdad que no me acuerdo,
así que terminaré.
Por si estoy metiendo el cuezo
y más tarde me arrepiento.

Aunque, claro, da lo mismo,
porque si ya no me acuerdo
me exime de toda culpa.
Que no es porque lo haga adrede,
que es cosa de mi cerebro…

© 2018  J.I. Salmerón

Tu fragancia

El otro día recordaba tu olor
en otra mujer que a mi lado pasaba.
Aquella fragancia que hacía soñar
a mi juventud cuando nada importaba.

Sería, sin duda, tu forma de ser.
Sería tu piel color de verano.
Serían las ansias de mi corazón
oyendo tu voz desde lejos llamando.

El caso es que pude mirarte otra vez,
cerrando los ojos y oliendo despacio.
Incluso mis dedos tocaban tu piel,
aunque bien sabía que estaba soñando.

Recuerdo lo torpe que era mi Amor.
Nunca me atreví a decirte “te amo…”
Recuerdo lo triste que al anochecer
volvía a mi casa por no haberte hablado.

¡Me daba vergüenza mírate a los ojos!
¡Me daba vergüenza cogerte la mano!
¡Me daba vergüenza decirte “te quiero…”!
Yo, que me moría por besar tus labios…

Y fue la vergüenza, con tanta modestia,
la que poco a poco nos fuera alejando.
La que te impidió que tendieras tus manos.
La que me impidió ver tus ojos mirando.

Ha llenado el tiempo de meses y años
toda esta distancia que está entre nosotros.
Aunque tu perfume no lo haya olvidado.
Aunque esa fragancia me siga extasiando.

Por eso en la calle, con cada mujer
con la que me cruzo cuando voy andando,
cerrando los ojos aspiro profundo
por si su perfume me trae el recuerdo
de tu compañía cuando nos amamos…

© 2018  J.I. Salmerón