Esperando…

080

 

©2015  J. I. Salmerón
Anuncios

Porque hoy no te tengo

463

 

Porque hoy no te tengo
y añoro tu boca
y tus ojos llenos
buscándome loca.

De este Amor de sueño
que vivir nos toca.
Porque hoy te recuerdo
y ayer eras otra.

Dejado en la noche
sin agua ni pan.
Atado a una luna
que pudiera aullar.

Yo bajo tu sueño,
tú sube la cuesta
y en medio sigamos
bailando la fiesta.

Esta noche quiero
volverte a tener
como el día quiere
un nuevo amanecer.

Porque hoy no te tengo
Y no entiendo por qué,
si yo te deseo
lo mismo que ayer.

©2015  J. I. Salmerón

Tu voz, la lejanía…

177

 

Tu voz, la lejanía.
Tu huella, mi camino.
Tu sombra, mi refugio.
Tu ausencia, mi destino.

Tu sonrisa, siempre hogar.
Tus caricias, mi delirio.
Tu abrazo, arena de mar
donde me hundo tranquilo.

-Así vuela tu recuerdo
cuando te pienso en silencio.
Así mi Amor duerme el tiempo
para esperar tu regreso…-

Tu suspirar, mi deleite.
Tus manos, mapa de Amor.
Tu corazón, un galope.
Tus labios, pétalo en flor.

Tus secretos, mi codicia.
Tu Amor, mi necesidad.
Tus ojos, faro en la niebla
que guían mi transitar.

Tu imagen, mil recuerdos
que alborotan a mi mente
Y tus besos…
Tus besos son la esperanza
que en sueños abrazo al verte…

©2015  J. I. Salmerón

Se está inundando de llanto

008

 

…Se está inundando de llanto
el tejado de mi casa.
Como lágrimas del cielo,
chocan la teja y resbalan.

Y no se puede parar,
no hay pañuelo que recoja
el torrente lacrimal
que de los cielos desborda.

Puede que sea esa nube,
la que anoche andaba sola,
tan triste como una playa
esperando Amor de ola.

Que los amores que esperan
a que los besos regresen
se calan de las nostalgias
que sobre sus ojos crecen.

Con nubarrones tan negros
que araña el día a las noches
y cargados de recuerdos
de ríos nacen sus bordes.

Se humedecen las mañanas
con esas nubes de llanto.
Se ahogan sobre mi casa
los besos que quise tanto.

…Ahora espero a que escampe,
a que la lluvia no cale,
a que regresen tus soles
y que tus besos me empapen…

©2015  J. I. Salmerón

Antes que padre fui hijo

Papá

Antes que padre fui hijo, y un día espero que abuelo.
Hoy doy el Amor fraternal que recibí de pequeño.
Siempre sus pasos mi guía. Siempre su voz como aliento.
Siempre mis manos cogidas dando a mi vida un paseo.

Era mi padre el guerrero que ganaba en mil batallas.
El sabio de las palabras contándome adivinanzas.
La vida fuera su escuela, extenso pupitre el mundo,
donde aprender las lecciones que te convierte en adulto.

La voz pausada y serena, templanza, razonamiento.
Encarándose a la vida, dándole un pase de pecho.
Trabajador y hogareño, amante de su familia.
Casi de tonto por bueno con esa gran empatía.

Añorando sus abrazos, recordando hoy esos besos
que para mí eran refugio cuando crecían mis miedos.
“Nada os dejaré en herencia…” Decía siendo ya viejo
sin ver el legado enorme que de él yo llevo tan dentro…

Que no necesito honores, ni oro, castillos o reinos.
Me basta con las caricias que me dabas de pequeño.
Tengo bastante tesoro con haber sido tu hijo,
tus enseñanzas de entonces hoy son diamante y platino.

Yo espero cumplir de padre. Confío estar a la altura
para poder transmitir tanta bondad y dulzura.
Tan solo espero recuerdo de mis hijos en mi ausencia
y que valoren los besos que yo les deje en herencia.

© 2015  J. I. Salmerón

Bailar es juntar las almas

119

 

Bailar es juntar las almas,
y si se rozan, las bocas…
Es compartir las lágrimas
que al corazón ahogan.

Es romper con la barrera
de poseer tu cintura
de una manera loca.
¡Pecho con pecho se unan…!

Juntar mejillas y sueños
silenciando con suspiros
cualquier palabra que pienses.
¡Yo quiero bailar contigo!

Bailar es como volar
sin despegarse del suelo,
es navegar sobre mares,
es atrapar un lucero.

Es vibrar con todo el cuerpo,
es el sentir más profundo,
es abrazarme a tu espalda,
¡Acompasado, me fundo…!

No quiero yo en esta noche
dejar de bailar contigo,
notando tu corazón
como se enreda en el mío.

…Bailar es esa canción
que yo a tus besos les pido…

© 2015  J. I.  Salmerón

Lloran y lloran los vidrios

Sotano

 

Lloran y lloran los vidrios
de las ventanas del alma,
porque el calor que guardaban
por las rendijas se escapa,

entre suspiros helados,
sobre huellas de pisadas
que la nieve va dejando
olvidadas tras mi espalda.

Ruedan y ruedan recuerdos,
de la mente se me escapan,
de la memoria que un día
llenaba de tus miradas,

porque hoy mis ojos se olvidan
de las cálidas mañanas
que perseguía tu sombra,
que tras tus pasos marchaba.

Sueñan y sueñan mis noches
con enamorar al alba,
con abrazarse a su luz,
con besar su boca blanca.

De los paseos en tardes
apenas me queda nada,
no encuentro aquellas caricias
que en mis bolsillos guardaba.

…Y así se enfría mi alma,
y mi recuerdo se apaga,
con la humedad del rocío
llorando en esas ventanas…

© 2015  J. I. Salmerón

Es la mujer…

Por primera vez, el 19 de marzo de 1911 tuvo lugar, en algunos países europeos, la primera celebración del día internacional de la mujer. En 1975 la ONU declaró el 8 de marzo como día internacional de la mujer y, desde 1977, como día internacional por los derechos de la mujer. Ayer fue ese día, 8 de marzo, y en memoria de las mujeres que ya no están, de las que ahora mismo están y luchan por sus derechos, y de las que, futuramente, llegarán y estarán pronto en su relevo, dedico estas letras para reforzar, si hiciera falta, lo necesarias que son en nuestras vidas y lo iguales a nosotros que algunos las queremos.

211

Es la mujer mi estandarte
y mi báculo su fuerza.
La mujer es todo Amor
y de mis sueños, la reina.

Eres fecundo mañana,
es tu cuerpo una pradera
donde, por cada semilla,
tú le das vida de estrella.

Luz en la noche alumbrando,
vía láctea de mis penas,
que cual luciérnaga guías
y acompañas mi vereda.

Eres el sol que calienta,
eres la vida en la tierra,
te brindas como mañanas
para que siempre amanezca.

Mi amiga, hermana, y esposa,
mi madre antes que naciera.
Mi refugio desde niño,
mi descanso hasta que muera.

Eres la puesta de sol
que a mí me dejó cautivo.
De mi sentir, elixir,
y de mis ojos un río.

Es la mujer mi heroína,
ganadora de olimpiadas
que no ceja en sus empeños,
día a día bate marcas.

Es la mujer mi razón,
mis deseos y esperanzas.
¡Y de mi vida la envidia…!
espero que sea sana.

 © 2015  J. I. Salmerón

Paseabas hoy mi sueño

Almendros 020

 

 

Paseabas hoy mi sueño,
como la sombra en la tarde
pasea el camino, lenta,
bajo las ramas y flores,
en febrero, de un almendro.

Ayer mi sueño era plácido,
no había sombras de invierno.
Que calientan más tus besos,
los de las cálidas tardes
que atesoran mis recuerdos.

A mi espalda, tu sombra siempre.
A mi espalda, se abraza tu recuerdo.
Tus pies a mi cintura.
Tus manos a mi cuello.
A mi espalda, tu Amor me va siguiendo…

Soñé que soñaba un sueño.
Soñé que el sueño era eterno.
Soñé que las ilusiones,
las que vagaban cual huérfano,
se guarecían en ellos.

¡Que tus besos me enjaulaban,
que me quemaban por dentro,
y que solo aquella sombra,
que me cubría el deseo,
apagaba ayer mi fuego!

A mi espalda, tu sueño espero.
A mi espalda, se funden tus “te quiero…”
Tus brazos me detienen.
Tus ojos son mi dueño.
A mi espalda, tu Amor me va mordiendo…

…Paseabas hoy la tarde,
como la sombra de un sueño…

© 2015  J. I. Salmerón

Andalucía es la tierra

397

Andalucía es la tierra
de los apretados soles
y de las bellas morenas
de Julio Romero de Torres.

Andalucía es mar a lo lejos,
sobre los horizontes.
Mar de verdes olivos,
mar de lunas sobre montes.

Andalucía es calor, el que transmite
a todas horas su gente.
Andalucía es misterio, cuando de ti
se apodera su duende.

Andalucía es Pasión,
madera de Amor cristiano,
vida y árbol de salvación
con pies y manos clavado.

Andalucía es azul,
rojos, marrones y verdes,
amanecer en tus ojos
y sol de poniente.

Andalucía deja marcada la piel,
señal en el corazón
y el recordar en la mente…

© 2015  J. I. Salmerón