Nocturno de amarillo y lluvia

015 (4)© 2014  J. I. Salmerón

 

Anuncios

Añoranza…

019

 

…O vivir de añoranzas
por no poder compartir
los minutos que necesitan,
juntas, nuestras almas vivir…

Para poder respirar profundo y decir:
“…Hoy sí vuelvo a suspirar,
a soñar con mi amada…”

…Para acariciar las tardes
que lentamente,
como acuarelas en el agua,
se difuminan y escapan
detrás del último rayo
que de sol veo doblar
por detrás de la montaña.

…Y todos los poros abiertos de mi piel,
que es la que empapa a tantos,
a tan bellos recuerdos en mi ser…

…Y ese sentir, pequeño dolor pueril
que necesito sufrir
para saber que estoy vivo,
para sentir lo que digo,

poderlo así trasmitir
a corazones hambrientos
en estos lances del viento,
del corazón su vivir,
en esta suerte: sentir…

Tanto…
como si hoy ya fuera incierto,
que aún sabiendo que no he muerto,
mañana podré seguir
regalando y sintiendo este sentir…

¡Tantos…
tantos besos
que aún me quedan
por vivir…!

© 2014  J. I. Salmerón

Tu estrella

072-2

 

Seré tu luz y tu guía,
seré tu única estrella,
seré tu paz interior
que por tu pecho descuelga.

Prometo serte tan fiel
que solo mi luz tú veas
para llenar tus espacios,
esos oscuros que tengas…

Ya sé que soy poca cosa,
ya sé que soy muy pequeña;
a tu lado creceré
y seré la luz más bella.

Yo quiero estar en tu cielo
¡Qué mejor casa de estrellas…!
Que quiero que tú me cuides
para brillar con más fuerza.

No me dejes hoy colgada
arriba, en el firmamento,
que a mí me asusta volar,
prefiero estar en tu cuello…

© 2014  J. I. Salmerón

Hoy, te sentí tan lejana

088

 

Hoy, te sentí tan lejana,
tan fuera de nuestro cuento
que en vez de protagonista
parecías fin de verso.

Hoy, pálida fue la luna,
solo sombras de recuerdo,
ni las estrellas tiritan
a pesar del frío intenso.

¡Y no levanta la niebla…!
¡Que no veo tu regreso
a través de la vereda
que te marcaron mis besos…!

Yo, te sentí tan lejana
como tardes de colegio,
aquellas que disfrutamos
bajo las flores de almendros.

Aquellas que nuestras manos
titubeaban cogernos,
que con tan solo rozarnos
era subir a los cielos.

Hoy solo son ya recuerdos,
pedazos rotos de espejo
donde apenas adivino
de qué color fue aquel beso…

…Al lado opuesto del mundo,
enfrentado al universo,
hoy solo he podido ver
cómo te vas a lo lejos…

© 2014  J. I. Salmerón

Aparecí por tu espalda

188

 

Y así fue…
Aparecí por tu espalda,
como susurro de viento,
como una hoja que cae
y en su caída no habla,
tan solo llega detrás
y te acaricia tu alma…

Son emociones intensas
que uno disfruta pasarlas,
aunque nos cueste los nervios,
aunque se encoja mi alma,
pero el final lo merece,
porque al final todo pasa
y todo llega con él,
con el final que te agrada…

Me fui en un soplo de aire
tras abrazarte la espalda.
Dejé tus hombros desnudos
con mis besos tatuada,
dejé un reguero de dedos
con mis caricias marcada.

Y me marche en el silencio
de la emoción contenida,
dentro de un hondo suspiro
donde se ahogaba tu vida,
dentro de tanto Amor
que se quedó a la deriva…

Y así fue…
Volví a remontar el vuelo,
volví a ser solo un murmullo,
volví a ser solo un instante
de la brisa del Amor,
del aire que te envolvió
aquella tarde al amarte
entre los vientos de un sueño…

© 2014  J. I. Salmerón

…En tu mirar yo me miro

675

…En tu mirar yo me miro
como en espejo del alma.
En tu mirar veo luz
aunque la noche te tapa.

En tu mirar solo sueños,
que tu mirar los delatan.
En tu mirar yo me pierdo
para soñar junto al alba.

En tu mirar solo paz,
dos faroles encendidos
para perderse en la noche,
como entre nieblas de un río…

Tus ojos y tu mirar,
que son como mar en calma.
Es tu mirar el que pierde
al que en sus olas se baña…

Gracias por ser tú
destino de ellos,
hermoso descanso
para mis versos…

Yo Voy…
Pero luego vuelvo,
que tú serás siempre
mi punto de regreso.

Y tu mirar…
Esa luz de ese puerto
en el que atracan mis besos…

© 2014  J. I. Salmerón

…Hay veces que el daño

020

 

…Hay veces que el daño,
al final, es bueno.

Nos hace más humanos,
y del sentir, un recuerdo
que no se va con los años.

Y perdura como nuestro,
acompañando el camino,
como las ramas de un  árbol
con su sombra por destino.

…Hay veces que el sentimiento
es un aluvión de frío.
Es un torrente de sensaciones.
Es el discurrir de un río.

A pesar de que sabía
que me iba a resultar muy sufrido
volver a leerlo, volver a escribirlo,
volver a ponerle sentido…

Y es que es difícil,
muchas veces,
enfrentarse a lo que fuimos…

…Hay veces que el daño,
al final, es el destino…
Es el peaje que, de la vida,
pagamos por su camino.

© 2014  J. I. Salmerón

…Yo voy amando a lo antiguo

08-05-2010 12-49-59_0127

 

…Yo voy amando a lo antiguo,
a lo que me quedó dentro,
a retales de mi vida
que vistieron viejos tiempos,

junto al recuerdo…

Al calor de aquellas telas
que de tardes me cubrieron
sin esperar a vestirte
con ellas a ti por dentro,

junto a mis besos…

A la sombra que dejaban
tus huellas entre los álamos,
donde yo me refugiaba
en las tardes de verano.

junto a paseos…

¡…Necesito tanto y tanto
llenarme hoy de recuerdos…!

Yo voy amando y lo digo,
amando todos mis sueños.
Yo voy de tardes de ayer
a mañanas de recuerdo…

© 2014  J. I. Salmerón

…Por supuesto que tú

23-06-2010 20-59-58_0079

 

…Por supuesto que tú, con tu presencia,
con tu imagen en mi recuerdo, con tu ser,
con tu esencia, con tu risa, con tus caricias
y tus tiernos besos, con tu ánimo y tu seso
contribuyes a mi sentir…

A mi visión de las nubes sobre mi cuerpo,
de las estrellas que de noche cazo al vuelo,
de las lunas llenas, crecientes, menguantes
y lo nuevo, todo lo nuevo que enseñas
en tus desvelos, en tu mirada aún de niña,
como un guiño de lucero…
De ese mirar tan tierno y con esas ganas
de ser sorprendida a cada momento…

Tú, mi hilo conductor de tantos de mis sueños…
Cómo decirte que hay páginas que escribo que sin ti,
serían como campos baldíos, como eras ya trilladas,
sin grano, sin ese color amarillo que es la vida
de los campos que yo solía ver de niño…

¿Te parece poco lo que tu presencia
en mí marca lo escrito…?
¡…El río no se plantea si a su paso
ha hecho mover al molino…,
ya lo da por conseguido…!
Y tú ya eres agua que mueve así
mis sentidos…

© 2014  J. I. Salmerón